Ejercicios energéticod en Reiki Tres

Ejercicios energéticod en Reiki Tres

Los ejercicios energéticos de Reiki Tres van encaminados a prepararnos para la Maestría, con la finalidad de aumentar nuestra capacidad de acumular y transmitir energía, y después de que en el grado segundo hemos experimentado ampliamente que la energía puede ser dirigida y acumulada con el poder de la mente.

Los ejercicios son algunas técnicas comunes en yoga y chi-kung, además de las variantes de los conocidos «ejercicios tibetanos para conservar la salud».

Los movimientos de flexión y de reunión de extremidades distienden y relajan los meridianos, produciendo el efecto de introducir la energía en nuestro organismo.
Los movimientos de extensión tensan los meridianos, centrifugando, expulsando y apartando la energía del cuerpo.

Todas las articulaciones son puntos energéticos notables en las que se concentra principalmente la energía.
Por ello, en nuestra sesión de ejercicios energéticos debemos realizar una combinación de flexiones, extensiones y posturas estáticas para conseguir un masaje integral de todos los meridianos y de los órganos internos que facilite a la vez la carga de energía nueva, la descarga de la energía contaminada y gastada y la liberación de los bloqueos energéticos.
Los movimientos energéticos se deben realizar lentamente y combinarlos con la respiración silenciosa.
La respiración controlada, lenta y silenciosa nos permite saborear la consciencia de los movimientos energéticos en nuestro organismo.

Con ella percibimos claramente dos de las principales fuerzas que mueven la energía; en primer lugar, la entrada y la absorción de energía en nuestro cuerpo con la inspiración (prana), y en segundo lugar, la eliminación de los residuos energéticos con la espiración (apana).
Prana y apaña son íntcrdependientcs y complementarías. Prana está localizada entre la garganta y el diafragma y se mueve hacia arriba, mientras que apaña opera en la zona pélvica entro el ombligo y el perineo moviéndose hacia abajo.

Son fuerzas complementarias que podemos manipular consciente y voluntariamente con técnicas respiratorias, como la retención del aliento (kumbhaka), la regulación del ritmo respiratorio (Pranayama) y las llaves energéti- cas o bandhas, y también con las visualizaciones, ya que la energía sigue a la mente.

Con estas técnicas energéticas conseguiremos llevar la energía a la zona del ombligo (quinto chakra, tan-lien o hará), que es el depósito de energía de nuestros cuerpos físicos y Minies.

Continuamente estamos sometidos a un carrusel de estímulos de todo tipo que no cesa y, como consecuencia de ello, nuestros cuerpos experimentan una tensión continua y nuestra mente siempre está en actividad sin tener un momento de reposo.

Estas continuas tensiones físicas, mentales y emocionales se van acumulando, saturando nuestra capacidad de aguante y acaban produciéndonos estrés y bloqueos energéticos que desembocan en la enfermedad como resultado del debilitamiento de nuestros órganos internos y de nuestro sistema inmunitario a causa de las tensiones soportadas por los incesantes estímulos externos.
Por ello, necesitamos relajarnos y cesar la actividad tanto física como mental para recupcrar la armonía de nuestros sistemas y nuestra tranquilidad original.

El ejercicio físico acróbico (correr, nadar, ciclismo, etcétera) desarrolla nuestro sistema cardiovascular y pulmonar y el ejercicio anacrónico fortalece los músculos, los tendones y refuerza el esqueleto, pero no actúa con profundidad en nuestro sistema mental y emocional, ya que su acción sobre la parle no física se limita a inducir en nuestra mente un estado de relajación y bienestar que percibimos después de realizar los ejercicios físicos, debido a la segregación de endorfinas, pero este estado placentero dura un determinado período de tiempo y después la tensión vuelve a afectarnos.
Por ello hay que combinarlos con ejercicios que actúen también sobre nuestra mente y nuestro espíritu, como el yoga, el Chi-Kung, el Tai-Chi y las artes marciales, y con otras técnicas que actúan exclusivamente sobre la parte mental, como la meditación y la oración.

Principales ejercicios energéticos

1, La postura de abrazar el árbol: explicada en Reiki Dos, es la más sencilla, efectiva y potente postura de captación, acumulación y circulación energética, favoreciendo también nuestro crecimiento interno, ya que aunque permanezcas inmóvil estás aumentando en tu interior.
En Reiki Tres la combinamos con la posición Hui Yin, y con la lengua en contacto con el paladar para cerrar el circuito energético principal del duai y el ren-mai.

árbol
También la combinamos con la respiración completa (abdominal-pulmonar-clavicular) y con la órbita microcósmica, visualizando el tanticn, como una bola roja y caliente, manteniendo esta postura durante 15 minutos como mínimo.

Es un ejercicio que en vez de consumir energía la genera, ya que captamos el Ki terrestre y el Ki celeste, convcrtiéndolos en Energía Vital y la acumulamos en nuestro organismo.

2. La posición Huí Yin con retención del aliento: incrementa el flujo sanguíneo en el área perineal de la base de la columna acumulándose la energía o Ki en esa área y excitando la actividad del primer chakra; a la vez concentra y dirige la energía hacia arriba por la columna vertebral (nadi sushumna o vaso gobernador).

Al combinarla con la retención voluntaria del aliento con los pulmones Henos tiene lugar una gran acumulación de Ki o Energía Universal, que una vez asimilada por los chakras se convierte en nuestra Energía Vital individual.

A la vez. también se mezclan las dos corrientes energéticas de la inspiración y de la espiración (prana y apaña), originándose con estas fusiones un incremento de nuestro nivel energético que hace aumentar la actividad de todos los chakras y que potencia nuestra capacidad de transmitir el Ki, mejorando nuestro Reiki.
A un nivel más profundo, durante la retención del aliento la energía es conducida y acumulada en el vaso gobernador o du-mai y comienza a excitar a la concentración de energía que permanece dormida alrededor de Hui Yin, denominada energía kundalini, que, con la suficiente práctica dirigida a activarla (ejercicios de kundalini yoga), empieza a despertar y a ascender por el sushumna a través de los chakras en su camino hacia el primer chakra (Sahasrara o punto Bai Hui), donde se produce la unión definitiva de la Conciencia Individual con la Conciencia Universal y con el Yo Superior.

3. El cierre de la lengua: ya conocemos y dominamos la postura de la lengua contra el paladar. Ahora avanzamos un poco más doblando la lengua hacia atrás todo lo que podamos de forma que la parte inferior quede en contacto con el paladar y la punta lo más cerca posible de la faringe.

Esta posición activa los chakras superiores quinto, sexto y séptimo, y estimula las glándulas pituitaria y pineal.

4. Posición PIC (pulgar, índice, corazón).

Colocamos los dedos pulgar, índice y corazón juntos.

Es un postura de recarga energética que se utiliza para introducir energía en el chakra del corazón: colocamos nuestras dos manos en esta posición encima de la glándula timo y visualizamos cómo penetra un flujo de luz blanca | través de él.

La gran llave

Es una combinación de tres posiciones que en yoga se denominan bandhas, que quieren decir llaves o cierres, porque producen el efecto de cerrar el paso al flujo energético a determinados sectores de nuestro organismo, dirigiendo la energía hacia la columna vertebral para acumularla en el nadi sushumna al que están unidos todos los chakras. Esta concentración de Ki en el canal energético principal activa lodos los chakras y limpia sushumna de bloqueos energéticos y nudos de energía negativa, preparando el camino para el ascenso de la energía kundalini.
Las llaves consisten en realizar una contracción mantenida de un arca concreta de nuestro cuerpo que aumenta la circulación sanguínea en esa zona y afecta a las glándulas endocrinas.

Se realiza sentado en la posición del loto o bien en una silla con el respaldo recto; también se puede realizar de pie o tumbado. Lo esencial es que la columna vertebral esté completamente recta.

Las llaves pueden realizarse separadamente o combinarlas en una para producir el máximo efecto energético.

La Gran Llave consiste en la realización simultánea de las tres llaves, la cual en yoga se denomina bandhatraya o mahabandha.

Para efectuarla se combinan a la vez estas tres llaves o bandbas:

1. La posición Hui Yin o Mulabandha.
2. La llave de la garganta o Jalandhara Handha.
3. La llave del diafragma o Uddivana Banana.

1. La posición Hui Yin o Mulabandha: se contrae la zona del primer chakra (Mulabandha). que comprende el esfínter anal, los órganos sexuales y lodos los músculos de la pelvis, empujando hacia arriba y hacia adeniro el bajo vientre.

Esta llave se realiza mientras inspiramos, retenemos el aliento con los pulmones llenos hasta que nos resulte incómodo, manteniendo la posición; después espiramos y relajamos.

Repertirlo quince veces.

Mulabandha actúa sobre el primer y el segundo chakras, liberando los bloqueos en ellos, facilita la circulación energética en toda la zona pelviana y conduce la energía hacia la cavidad abdominal y hacia los chakras superiores.
Despierta y excita a la energía kundalini, que permanece latente en el primer chakra abriéndole el camino hacia la cabeza.

Igualmente, produce efectos en el control de la cyaculación y ayuda a la transmutación de la energía sexual en energía mental y espiritual.

Físicamente activa la circulación sanguínea en la zona pélvica, facilitando los movimientos intestinales, especialmente en el colon.

2. la llave de la garganta o Jalandhara bandha: se realiza cerrando la glotis con un movimiento como si fueras a tragar, a la vez que
contraes los músculos del cuello tirando de los hombros hacia arriba e inclinando la cabeza hacia adelante hasta apoyar el mentón contra
el esternón y manteniendo las cervicales bien estiradas.

El cierre de la garganta debe realizarse siempre conjuntamente con la retención del aliento con los pulmones llenos porque impide que
la presión causada por la retención ascienda a la cabeza y pueda afectar al cerebro.
Al retener el aliento con los pulmones llenos aumenta la tensión arterial, lo que podría provocar un aumento del ritmo cardiaco, pero
esta llave presiona sobre los nervios de los senos carótidas que por vía refleja ajustan el ritmo cardiaco.

Al presionar sobre las fibras nerviosas de la zona del cuello y alas arterias carólidas se regula el flujo sanguíneo hacia el cerebro y se
produce una disminución de la frecuencia de las ondas cerebrales, facilitando la entrada en el estado alfa situado entre ocho y doce ciclos
por segundo.

También afecta a la glándula tiroides facilitando su funcionamiento.

Activa el quinto chakra de la garganta, disolviendo los bloqueos de esta zona y abriendo el camino a la energía ascendente hacia los chakras sexto y séptimo, lo cual afecta indireclamente a las glándulas pituitaria y pineal.
Se puede realizar aisladamente o en combinación con mulabandha mientras retenemos el aliento con los pulmones llenos.

3. La Uavc del diafragma o Vddiyana hindha: esta llave se practica reteniendo el aliento con los pulmones vacíos.

Se puede realizar de pie con las rodillas flexionadas con las manos apoyadas en los muslos o sentado en la posición del loto, apoyando las manos en las rodillas.
Se espira totalmente y se eleva el diafragma al máximo hacia atrás y hacia arriba realizando una falsa inspiración.

Esta llave aumenta la circulación sanguínea en la cavidad abdominal y proporciona un masaje y amasado de las visceras abdominales, hígado, ríñones, páncreas, bazo, estómago c intestinos Actúa sobre el tercer y cuarto chakras. disolviendo los bloqueos en ellos e impulsando la energía hacia arriba.

Para realizar lo Gran llave combinando los ires cierres espiramos totalmente, retenemos el aliento con los pulmones vacíos y realizamos las llaves: primero la de la garganta, después la del diafragma y por último la de la raíz, mientras llevamos la atención al primer chakra, al tercero y al quinto. Cuando sea incómoda la retención, deshacemos las llaves en sentido contrario e inspiramos lentamente comenzando un nuevo ciclo.
Puedes hacer entre cinco y diez vueltas.

Algumas técnicas de respiración energética

Los motivos para respirar por la nariz: realizamos de 15 a 18 respiraciones por minuto y en cada una de ellas inspiramos aproximadamente de un litro a un litro y medio de aire, lo que hace un total de unos 20.000 litros de aire inspirados en un dia.
Tanto la inspiración como la espiración deben realizarse por la nariz porque en ella el aire se limpia, se calienta, se humedece y se prepara para entrar en condiciones óptimas en los pulmones y al espirar el aire caliente que sale le cede parte de su calor para volver a precalentar el aire que entra en la siguiente inspiración.

También en las fosas nasales se frena la velocidad de entrada del aire, con lo que éste tiene más contacto con las pequeñas zonas de las
fosas nasales encargadas de la primera absorción del Ki del aire, aprovechando así mejor el oxígeno y el Ki del aire.

Podemos aumentar este efecto frenando conscientemente la velocidad de entrada del aire durante la inspiración y durante la espiración.

tumblr_mb05gxC6qC1qb716go1_r1_500

Al frenar conscientemente la velocidad de salida del aire también reducimos a más de la mitad la longitud del aliento en la espiración
(que normalmente es de unos veinte centímetros) y con esto relajamos la mente entrando más fácilmente en estado alfa.

La respiración lenta y silenciosa favorece el funcionamiento de las glándulas pituitaria y pineal estimulando los chakras superiores
quinto, sexto y séptimo.

Nos podemos ayudar para la respiración lenta, visualizando que respiramos el aroma de una flor o el aire limpio y fresco del mar o el
aire puro de una montana.

 

La limpieza de las josas nasales: para un paso fluido del aire es básico que las fosas nasales estén despejadas y limpias; para ello, realizaremos una técnica de yoga denominada neti: en una taza pondremos un poco de agua tibia con una pizca de sal, y, colocándola debajo de las fosas nasales con la boca cerrada y un orificio de la nariz cerrado, inspiramos suavemente por el otro hasta que el agua penetre por la nariz y salga por la boca.

Seguidamente, lo repelimos con el otro orificio nasal.

También se puede realizar con «la Iota», que es un recipiente parecido a una tetera especialmente construido para esta limpieza cuyo extremo introducimos por una fosa nasal hasta que el agua salga por la otra.

Para expulsar el liquido nos inclinamos hacia delante y espiramos con fuerza por la nariz.
Luego lo repetimos inclinándonos a ambos lados.

La respiración completa: normalmente, sólo utilizamos un tercio de nuestra capacidad pulmonar, mientras los dos tercios restantes de los
alvéolos pulmonares permanecen inactivos por falta de uso.

Comenzaremos inspirando lentamente hacia el abdomen, comprobando cómo se expande; después pasamos a la zona pectoral y finalmente llenamos de aire las clavículas, efectuando la espiración la en el mismo orden.
Con la respiración completa, el diafragma recupera su movilidad, y al expandirse, actúa como una bomba de membrana que excita a un mayor número de alvéolos pulmonares dormidos.

El oxígeno y el Ki llegan a todos los rincones de nuestros pulmones, regenerando los alvéolos pasivos y aumentando nuestra capacidad pulmonar: si la capacidad pulmonar en una persona que respira superficialmente con el pecho es de unos 1.500 ce, con la respiración completa la aumentamos hasta unos 3.000 c.c.

El intercambio de oxígeno y dióxido de carbono es más efectivo y más denso, y absorbemos mayor cantidad de energía o Ki, la cual acumulamos en el tan-tien con las técnicas energéticas apropiadas, lo que mejorará nuestro Reiki.

Con la respiración completa también mejoramos la circulación sanguínea, al ponerse en servicio un mayor número de capilares que antes permanecían inactivos y que ahora transportan más energía y nutrientes a un mayor número de células de nuestro cuerpo.

Si una persona normal respira entre unas quince veces por minuto, con la respiración completa lo hacemos unas cinco veces por minuto, lo que favorece la tranquilidad y la relajación.
Nuestro sistema de eliminación también se ve activado, ya que al ser nuestras espiraciones más profundas, con cada una de ellas eliminamos cada vez mavor número de células muertas, tóxicos y productos de desecho.

La respiración completa la realizamos en tres fases:

1- Respiración abdominal. Comenzamos inspirando hacia el abdomen de forma que el diafragma desciende y de esta forma los pulmones se expanden más y aumentan su capacidad.

2- Respiración pectoral. Sin detenernos en la inspiración concentramos nuestra atención en la zona pectoral, separando las costillas y expandiendo la cavidad torácica, el aire penetrará en la zona media de los pulmones.

3-  Respiración clavicular. Finalmente, pasamos nuestra atención a la zona de las clavículas y las levantamos conscientemente coincidiendo con el final de la inspiración para llenar la parte alta de los pulmones.

La espiración la realizamos en el mismo orden: comenzamos vaciando la zona clavicular, luego la pectoral y por último la abdominal,
asegurándonos de que expulsamos todo el aire de los pulmones.

El equilibrio yin y yang de la respiración.

tumblr_lv69wdtIuv1qisd8uo1_500Para mejorar nuestro Reiki en los ejercicios energéticos es importante mantener el equilibrio yin y yang con la respiración: como norma general, la inspiración y la espiración deben estar equilibradas, la inspiración dirige el Ki hacia el interior del cuerpo y la espiración lo lleva hacia el exterior, músculos, tendones y piel.

Si estás excitado, predomina el yang y la espiración predomina sobre la inspiración para dirigir el Ki a la piel y dispersar el exceso en el aire a través de los poros.

Cuando estás triste predomina el yin y la inspiración prevalecerá sobre la espiración para dirigir el Ki al interior.
La espiración lenta y consciente dirige el Ki a los puntos Lao-gong de las palmas de las manos y a los puntos Yong-quan de las plantas de los pies, volviendo el cuerpo más yang, mientras que la inspiración dirige el Ki al interior del organismo, a los órganos internos y a la médula, volviendo al cuerpo más yin.

La respiración la controlamos con la mente y a la inversa con la respiración controlamos la mente; por ello, mente y respiración son interdependicntes, debiendo trabajar en coordinación sin poderse separar.

La respiración abdominal energética: Consiste en inspirar con el abdomen, concentrando la mente en el tan-ticn.
En la inspiración se contraerán el Huí Yin y el ano, relajándolos durante la espiración.

Calentamiento con hapalabhati: Es una técnica de Pranayama yoga que significa limpieza del cráneo.
Se utiliza para calentar el diafragma y para energetizar todo nuestro organismo.
En la respiración normal la inspiración es activa y la espiración pasiva, pero en este ejercicio este orden se invierte: contraemos bruscamente el diafragma y los músculos abdominales cuando espiramos empujando al aire hacia afuera (convirtiéndose la espiración en la fase activa de la respiración) y relajándolos cuando inspiramos (transformándose la inspiración en la fase pasiva de la respiración).

Las espiraciones y las inspiraciones se realizan rápidamente y se debe producir un ruido característico durante la espiración.
Lo realizamos en tres series de unas 50 veces por minuto.

Kapalabhati expulsa todo el aire residual y contaminado de los pulmones y se depura y oxigena la sangre, con lo que se facilita el
transporte del Ki.
El movimiento vigoroso y continuo del diafragma produce una activación de la circulación sanguínea y el oxígeno es transportado en poco tiempo a todos nuestros órganos y nuestras células, las cuales se llenan de Ki.

También se proporciona un masaje vibratorio a todos los órganos y tejidos y especialmente al cerebro, que se hiperoxigena activándose todas sus neuronas.

Si lo realizamos asiduamente como preparación de nuestras sesiones Reiki conseguiremos más claridad mental y mejoraremos nuestra
capacidad para contactar con el mundo espiritual y para transmitir la Energía Universal.
La respiración inversa; al inspirar, contraer el abdomen y al espirar dilatarlo. Para aprenderla, presionar el abdomen con la mano derecha a la vez que inspiramos y expandirlo al espirar.

Contraer el Hui Yin en la inspiración y relajarlo en la espiración.

La respiración mental: debemos conseguir fusionarnos con nuestra mente al respirar de forma que mente y respiración se hagan de la
misma esencia.

La respiración de la piel: el primer paso es visualizar cómo respiramos simultáneamente y con sincronización por el Bai Hui, por los puntos Lao-gong de las palmas de las manos y los puntos Yong-quan de las plantas de los pies.

Después visualizo cómo respiro absorbiendo el Ki por cada poro de mi piel; al inspirar dirijo el aire y la energía hacia la piel, los huesos, los músculos y los tendones y al espirar la llevo a los órganos internos y a la médula.
La reducción de la longitud del cüiento: nuestras inspiraciones y espiraciones las debemos realizar en silencio y lentamente, controlando
siempre la entrada y la salida del aire y sintiendo su contacto suavemente con las aletas de la nariz.

La respiración alternativa: el nadi Ida comienza en el conduelo nasal izquierdo y es refrescante, tranquilizador y frío.
El nadi Píngala comienza en el conducto derecho y es energetizantc y caliente.

Por ello, la respiración alternativa por cada fosa nasal produce unos efectos determinados.

Durante el día los conductos izquierdo y derecho se obstruyen alternativamente en función del equilibrio general del organismo y de las órdenes del hígado (este proceso se denomina rinitis pendular).

Para destapar los orificios nasales cuando uno de ellos se encuentra obstruido hay varios métodos:

Comprimir la axila contraria con el respaldo de una silla o con la mano contraria.
Recostarse sobre el lado contrario.
Apretar un punto concreto de la nuca cerca de la base del cráneo.

Con la respiración alternativa o Nadi Sodhana se equilibra la corriente de aire por las dos fosas nasales y los diferentes efectos que se producen en nuestro organismo, nivelándose los dos hemisferios cerebrales izquierdo y derecho, y se purifica toda la red de meridianos y nadis.
Para realizarla tapamos con el pulgar de la mano derecha el orificio derecho e inspiramos por la fosa izquierda; tapamos con el dedo índice o corazón la fosa izquierda y espiramos por la fosa derecha y volvemos a inspirar por la fosa derecha; tapamos la fosa derecha y comenzamos de nuevo.

Realizamos de 20 a 30 repeticiones.

La respiración con el «YO SOY»: al inspirar, repetir mentalmente el mantra Yoooo…, y al espirar, repetir mentalmente el mantra Soyyyy…
Al realizarlos juntos quieron decir Yo Soy Él, y simbolizan la identificación de nuestra individualidad con el Todo o la Unicidad del universo.

La antigua ley del Uno dice que todos estamos formados de la misma sustancia, que es la energía de la conciencia pura del Creador.

Formamos parte de «Todo lo que es», que es la energía de Dios.

(En yoga se utilizan los manirás «So» al inspirar y «Ham» al espirar».)

La respiración circular: es una técnica consistente en respirar sin realizar pausas entre inspiración y espiración.

Para empezar, podernos realizar 20 respiracioncs dLsiribuidas de esta fomia: 4 series de 4 o 5 respiraciones seguidas y rápidas, y después de cada serie, sin detenernos, realizar una inspiración y una espiración más lenta, más intensa y profunda.

Originally posted 2014-05-15 11:57:11.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario