El equilibrio de los chakras

El equilibrio de los chakras

En su estado óptimo, los chakras deben estar todos activos y equilibrados, de forma que todos se encuentren abiertos y realizando su labor energética a un ritmo semejante. Si alguno está cerrado o con un exceso o defecto de actividad se producirá un desequilibrio energético, que se reflejará en el cuerpo físico en forma de tensión, malestar o enfermedad. Para detectar su estado podemos utilizar nuestra percepción y las manos, o usar instrumentos específicos como el péndulo o el biotensor. Cualquier sesión completa de Reiki debe incluir un chequeo de los chakras principales y un rcequilibrado: — El chequeo lo podemos realizar con las manos, colocándolas encima de cada chakra y percibiendo la actividad energética que hay en ellos. A veces se detectan mejor si mantenemos las manos a unos centímetros del cuerpo. Se puede comenzar por el chakra de la raíz e ir subiendo hasta el chakra corona, o también variar este orden según nuestra intuición o preferencias: una vez detectada una irregularidad en alguno de ellos (las diferencias las notamos testeando y comparando con los otros, que podemos percibir en forma de frío, inactividad energética, huecos diferencias de presión o de temperatura), lo abriremos girando las manos sobre él en sentido contrario al del reloj, con un gesto de nuestras manos, o mentalmente, y una vez abierto colocaremos nuestras manos sobre él el tiempo necesario hasta que lo notemos activo. — Para equilibrarlos se pueden utilizar varios métodos: Comenzaremos con un reequilibrado previo: colocando cada mano en un chakra, en diferentes órdenes, que pueden ser: si empezamos por el chakra corona, 7-6, 5-4, 3-2, 2-1; o si empezamos por el chakra de la raíz, 1-2, 3-4, 5-6, 6-7; o si lo hacemos alternativamente, 7-1, 2-6, 5-3, 4-4, o también 6-4, 6-5, 5-2, 1-7. Éstas son solamente unas posibilidades, porque con la práctica cada terapeuta desarrollará su propio método y muchas veces el equilibrado lo realizas siendo consciente de que lo estás haciendo, pero lo haces inconscientemente porque tus manos son dirigidas por los guías.

5 - 3

5 – 3

7 - 1

7 – 1

6 - 2

6 – 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 - 4

4 – 4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acabaremos con un equilibrado final: manteniendo nuestras manos a unos diez centímetros del paciente, las situamos encima de la zona del sexto chakra, que normalmente es la zona más energética, debido a la proximidad del tan-tien, y cuando sintamos su actividad, si es correcta le ayudaremos realizando unos giros con ambas manos en el sentido de las agujas del reloj; luego situamos la izquierda en el tercero y la derecha en el segundo haciendo lo mismo; después pasamos al quinto y al cuarto, subimos con la derecha al quinto y con la izquierda al sexto y finalmente colocamos la izquierda en el séptimo por encima de la cabeza y la derecha en el primero, entre las piernas y las giramos a la vez en el sentido de las agujas del reloj. Para finalizar, podemos realizar una bi meditación sobre los chakras guiando al cicnte.

Originally posted 2014-05-22 08:53:31.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario