El Reiki y el ejercicio físico

El Reiki y el ejercicio físico

EI llujo tic circulación energética en nuestro organismo dependerá de lo depurados que se encuentren los canales de transmisión de la energía que deben estar libres de bloqueos para que ésta pueda moverse libremente.

Para mantener un óptimo flujo de energía en nuestro organismo debemos incluir en nuestros hábitos cotidianos la meditación, la
oración, una alimentación predominantemente vegetariana y el ejercicio físico.

Efectos ernergéticos del ejercicio físico en general

Podemos realizar dos tips de ejeccicios físicos: aeróbicos o aneróbicos.

Tanto unos como otros someten a nuestros cuerpo a movimentos que prodecen tensiones, presiones y exttensiones sobre las distintas partes de nuestro organismo.

Con cualquier ejercicio movemos los músculos, tendones y huesos, transformándose con esta actividad la energía bloqueada y almacenada en el cuerpo en Ki circulante y activo.
Con la actividad física suficiente también eliminamos la grasa, que es la esencia de los alimentos no consumida por nuestro organismo acumulada en nuestros tejidos como reserva; después las células sanguíneas la trasladan a todas las partes del cuerpo, y la circulación
de la sangre se hace más lenta al ser ésta más espesa. La grasa tiene una conductividad eléctrica y energética baja y dificulta la libre circulación de la energía; por ello, cuanta más grasa tengamos, más débil será nuestra energía y nuestra circulación sanguínea, y más baja nuestra capacidad de transmitir el Ki.
Para evitar estos fectos es conveniente hacer ejercicio y realizar una dieta alimenticia equilibrada, con la finalidad de eliminar el exceso de grasa, mejorando nuestra capacidad de acumular y transmitir energía y con ello nuestro Reiki.
Con los ejercicios que someten a presión las articulaciones y los huesos, como las pesas, activamos la circulación energética en nuestro esqueleto y con ello lo fortalecemos y retrasamos su deterioro y envejecimiento.
Debajo de la parte blanda están los huesos, que son piezoelcctricos, y cuando se les somete a una presión, la energía mecánica que aplicamos sobre ellos se convierte en energía eléctrica. Esta electricidad se pone en circulación  por todo el cuerpo energetizando todas nuestras células y facilitando la circulación del Ki; por ello, después de una sesión de pesas nos sentimos más vitales que al principio.
Al realizar ejercicios con pesas también segregamos hormonas, como la hormona del crecimiento y las endorfinas.
En general, con el ejercicio también masajeamos nuestros órganos internos y aumentamos el flujo de Ki hacia ellos, con lo cual estarán más fuertes y más sanos.

Originally posted 2014-05-12 14:54:05.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario