El símbolo Reiki en Reiki Uno

El símbolo Reiki en Reiki Uno


Esta figura que utilizo en mi escuela es un mandala que representa el Reiki como camino de sanación y de evolución espiritual. El círculo exterior, representado por una flor de loto de doce pétalos, es una parte del símbolo del chakra del corazón (cuarto chakra), centro del amor y de la compasión, que es atravesado por la Energía Reiki antes de salir por las manos. Dentro de él se encuentra inscrita la estrella de David, que está formada por dos triángulos equiláteros fusionados que originan una estrella de seis puntas:

El triángulo que tiene el vértice hacia arriba representa el proceso de liberación del individuo, y dentro de él a la humanidad dirigiéndose hacia Dios en su camino de evolución espiritual. El que tiene el vértice hacia abajo representa el proceso de manifestación por el cual nuestras ideas y deseos se convierten en realidad, y también a Dios dirigiéndose hacia la humanidad, simbolizando que Él siempre está anuestra disposición.

Los dos triángulos están unidos, armonizados y en equilibrio, y su fusión representa a Dios y a la humanidad cooperando juntos en amor y armonía, los cuales, fundidos en la Unidad, participan de una misma esencia: «Como es arriba es abajo.»

En el centro aparecen tres caracteres japoneses.

 

 


Los dos primeros son los símbolos del Rei y del Ki, que es la Energía Universal guiada espiritualmente por el Amor Universal del Creador y por la Conciencia Divina que coexisten en cada uno de nosotros, y el tercero es el símbolo del Do o camino, y los tres unidos representan al Reiki como instrumento que nos conduce hacia nuestra sanación y nos acerca hacia Dios.

La imagen superior representa una flor de loto de mil pétalos abiertos hacia el cielo que forma parte del símbolo del séptimo chakra, centro de comunicación de nuestra mente con nuestro Yo Superior, donde reside nuestra esencia divina y cuya activación es una meta en nuestro camino de evolución espiritual hacia el amor y la Luz, que todos deberemos recorrer.

Los símbolos de los chakras séptimo y cuarto también representan el recorrido en nuestros cuerpos físicos y sutiles de la Energía Universal, que entra por el chakra corona, atraviesa el chakra del corazón y sale finalmente por los chakras menores de las palmas de las manos.

 

 

Todo, conjuntamente, representa la idea de que el Reiki es un sistema para sintonizar con la vibración del amor que forma parte de nuestra esencia divina, y que al acumular y transmitir esta Energía universal mediante el Reiki unimos a Dios y a la humanidad en paz y armonía, conduciéndonos esta comunión con la frecuencia vibratoria del Amor Universal a la curación, inicialmente de nuestros cuerpos energéticos y sutiles, y posteriormente del cuerpo físico.

Originally posted 2014-05-15 13:54:41.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario