Historia del Reiki

Historia del Reiki

Anuque no existe documentacuón escrita, la tracición oral ha pasado de maestro en maestro de forma piramidal, distorsionándose, por tanto, y habiendo diferentes versiones sobre el origen del Reiki, anuque todas coinciden en lo básico.

mikao

Mikao Usui

El Reiki fue redescubierto alrededor de 1870 por un doctor y sacerdote japonés llamado Mikao Usui, quién, según algunas fuentes, enseñaba en la Universidad crstiana Doshisha, de Kioto (Japón).
Un día, sus alumnos le preguntaron cómo sanaba Jesucristo a los enfermos y que si Él dijo que «el que crea en Mí realizará las obras que yo hago, y aún las hará más grandes», por qué no existía en el mundo ningún sanador capaz de realizar esas curaciones. Usui no supo responder y como el código de honor japonés obliga al maestro a responder todas las preguntas de sus discípulos, empezó una búsqueda que duró diez años y que le llevaría a sentar las bases del Reiki. Según una versión, Usui viajó a Estados

Unidos, donde permaneció siete años en la Universidad de Chicago estudianado teologia y las sagradas escrituras que narraban las curaciones de Jesucristo, y aunque no encontró el secrteo de los milagros de Jesús, estudiando la historia comparada de las regiones descubrió indicios de que el primer Buda, Gautama Sidharta (620-543 a.C.), había realizado curaciones similares; también aprendió a leer el sánscrito, que era el antiguo idioma litúrgico de India y Tíbet.

Otra versión mantiene que Usui no estuvo en Estados Unidos y que esta parte de la historia fue añadida posteriormente para dar más verosimilitud y credibilidad al Reiki desde el punto de vista occidental y así ser aceptado más fácilmente. Siguiendo esta pista, Usui viajó a India y Tíbet, donde continuó su búsqueda en los monasterios budistas, estudiando los sutras indios, chinos y tibetanos.
Los monjes le décian que el hombre tuvo la facultad de sanar el cuerpo en épocas passadas, pero que se había perdido porque en los monasterios la curación se había orientado únicamente hacia la sanación del espíritu, olvidándose en parte del cuerpo físico. Pero Usui regrsó a Japón y siguió investigando tenazmente y visitando monasterios y por fin en uno de ellos creyó haber encontrado la respuesta que buscaba en un manuscrito en el que un discípulo de Buda constataba la existencia de unos símbolos y procedimientos que remontaban al año 2500 a.C., afirmando que Buda los había utilizado en sus curaciones, similares a las de Jesús, y también se revelaba la forma de transmitir esas facultades a otras personas.

Usui comunicó su hallazgo al abad del monasterio, que era un maestro Zen, y decidieron que debía aislarse en meditación, ayuno y oración en la montaña sagrada de Kuriyana, a 25 kilómetros de Kioto, durante tres semanas; una vez allí, colocó veintiuna piedras en el suelo para medir el transcurso de los días quitando una cada día.

Así pasaron los primeros veinte días sin que ocurriera nada significativo hasta que en el amanecer del dia veintiuno vio acercarse una especie de esfera luminosa que se dirigía una especie de esfera luminosa que se dirigía hacia él y, aunque su primera reacción fue huir, decidió aceptar la realidad tal como se presentara; entonces la luz le penetró por el tercer ojo entre las cejas, se desvaneció y vio envueltos en burbujas de luz los símbolos Reiki, que se le quedaron grabados de forma indeleble.
Además, con cada símbolo se le informó sobre la forma de utilizarlos para activar la energía universal sanadora.
Así tuvo lugar la primera sintonización Reiki, que fue la de Mikao Usui, al que le fueron revelados de esta forma los métodos de esta técnica ancestral. Se cuenta que al descender del monte tuvieron lugar las cuatro primeras curaciones Reiki: mientras bajaba se hirió un dedo del pie y al cogérselo con las mano empezó a sentir calor, quedando curado el dedo; luego entró en una posada y, después del prolongado ayuno, se alimentó con una copiosa y abundante comida que no le sentó mal, curando después en el acto a la hija del posadero, que tenía un gran flémon, colocándole las mano en las mejillas.
AL regresar al monasterio, el abad estaba postrado con un ataque de artritis y también lo curó mediante la imposición de las manos. En los años posteriores Usui se dedicó a impartir el Reiki a las personas más desfavorecidas entre los mendigos de Kioto y se produjeron muchas curaciones que les devolvían la integridad física para trabajar y mantener a sus familias. Pero más tarde observó que muchos de ellos volvían a la mendicidad y al preguntarles por qué lo hacían, le contestaban que les resultaba más difícil volver a trabajar para ganarse la vida y que por ello preferían mendigar y no tener responsabilidades.
Al analizar las razones de este desinterés en ganarse la vida honradamente, comprendió que solamente había curado el cuerpo físico pero no la parte espiritual, ya que no había sabido enseñarles la gratitud y el sentido de responsabilidad de su propia existencia, y así Usui se percibió de la importancia del intercambio de energía y llegó a la conclusión de que todo acto recibido exige una contrapartida del receptor que otorgue valor a lo recibido.

 

LAS DOS REGLAS BÁSICAS DE REIKI

Las experiencias de Usui con los mendigos le llevaron a comprender que para que se produzca un cambio deseable como la curación y mantener este cambio es necesario actuar en los niveles físico, mental, emocional y espiritual, y también que la persona debe tomar parte activa en el proceso y realmente desar y pedir ese cambio hacia la sanación; por ello, cualquier tipo de ayuda debe ir acompañado de una contrapartida o intercambio de energía que ponga de manifiesto la implicación y la colaboración del receptor en el proceso.

En ese sentido, formuló en primer lugar las dos reglas báscias en Reiki:

  • Primeira Regla: Todas las personas tratadas deben pedirsu propio tratamiento. La voluntad de una persona de sanar debe ser respetada, ya que la libertad de la voluntad y el libre albedrío son los pilares básicos de la evolución humana y nadie debería interferir en la voluntad de otra persona. Por ello las personas que no piden la acción sanadora de energía Reiki es que todavía tienen una parte de sí mismos que se resiste a ser sanada, y esa decisión debe ser respetada.
  • Segunda Regla: Todo tratamiento debe ir acompañado de una contrapartida, sea de la clase que seua, pero es esencial que haya un intercambio de energía entre transmisor y receptor para que éste se involucre en su propia sanación y adquiera el compromiso de hacer todo lo posible para sanar.

 Los Cinco principios Reiki

Usui comprendió que su misión no era simplemente curar el cuerpo físico, sino que debía ayudar a los demás a tomar a su cargo su propia curación, y que para ello toda curación lleva consigo un cambio de actitud ante la vida, aparlando las actitudes y pensamientos negativos y abriéndonos a lo positivo y al amor del Creador; así enunció los cinco principios Reiki, que son unas normas básicas de comportamiento y de ética que se debían practicar e interiorizar hasta convertirlos en principios rectores de nuestra vida, de forma que quedaran integrados como valores superiores en nuestra aura y nuestro sistema energético para que al realizar las transmisiones, además de lograr la sanación física, pudiéramos irradiar estos principios al campo del receptor con la finalidad de alterar su conciencia y lograr simultáneamente la sanación en los niveles mental, emocional y
espiritual.

Estos pricipios son los siguientes:

1. Sólo por hoy no te preocupes.
2. Sólo por hoy no te irrites.
3. Sólo por hoy sé amable con todos los que te rodean y respeta a todo ser viviente.
4. Sólo por hoy realiza tu trabaja honestamente.
5. Sólo por hoy agradece todos los dones de tu vida.

 

transferirLOS SUCESORES DE USUI: HAYASHI Y TAKATA

Después, Usui se consagró a extender las enseñanzas Reiki por todo Japón, otorgando a sus discípulos la capacidad de transmitir la Energía Universal mediante la imposición de manos; así conoció a su sucesor, Chujiro Hayashi, el cual recebió las enseñanzas y las sintonizaciones directamente de Usui, convertiéndose en 1925 en Gran Maestro Reiki. Mikao Usui falleció en el año 1930 habiendo formado uma decena de maestros.

La labor sucesore fue desarollada por Hayashi, quien creó un centro clínico de REiki en Tokio, donde esta terapia se aplicaba en combinación con el ayuno y la dieta vegetariana.

En 1935 acudió a esta clínica buscando curación la señora Hawayo Takata, la cual estaba enferma de un temor en la vesícula biliar, apendicitis y asma con insuficiencia respiratoria, donde fue enviada por el cirujano que la iba a operar en el hospital e Akaska, ya que cuando iba a ser intervenida escuchó una voz en la mesa de operaciones que le decía que la operación no era necesaria; entonces ella renunció a la operación y el cirujano la mandó a la clínica Reiki de Hayashi.

 

Hawayo Takata

Hawayo Takata

 

Takata fue internada, recibió Reiki diariamente y a los cuatro meses quedó completamente curada, solicitando a Hayashi que la aceptara com alumna; pero éste se mostraba reticente porque Takata era hawaiana y Hayashi no quería que el Reiki saliera de Japón; al final, ante la insistencia de Takata, accedió a impartirle las enseñanzas y las sintonizaciones Reiki Uno e Dos durante 1936 y 1937, período que permaneció en Japón practicando e impartiendo Reiki. A finales de 1937 regresó a Hawai, donde abrió su primera clínica en la ciudad de Kapaa.

En 1938 Hayashi la visitó en Hawai y le impartió la formación Reiki Tres y el grado de Maestría Reiki, designándola como su sucesora, conveirtiéndose en la tercera Gran Maestra de Reiki.

En 1941 Takata regresó a Japón convocada por Hayashi, que le anunció la proximidad de la guerra con Estados Unidos y que durante ella la clínica sería destruida y se perdería el Reiki en Japón, designando a Takata como depositaria de todas las enseñanzas Reiki.

Como Hayashi había sido movilizado por ser oficial de la Armada japonesa y no quería participar en la guerra, convocó a sus discípulos y, ante ellos y voluntariamente, hizo que su corazón dejara de latir y abandonó su cuerpo.

 

Takata, siguiendo la recomendación de Hayashi, siempre cobró por sus servicios, incluso a sus familiares, porque creía que quien no pagaba por recibir unas enseñanzas o una terapia acababa por no usar o no dar valor a lo recebido gratuitamente. Hasta su fallecimiento, en 1980, Takata se dedicó a extender el Reiki por Estados Unidos y parte da Europa, habiendo formado a más de veinte maestros que han desarrollado varios sistemas Reiki similares en lo esencial y diferentes en el sistema de grados.

La línea descendiente de Takata la ostentan su nieta, Phillips Lei Furumoto, ya la doctora Webber Ray, que al principio trabajaron juntas y luego se separaron fundando Furumoto la asociación denominada Reiki Aliance, y Webber, la AIRA (American International Reiki Inc.).

Hoy existen más asociaciones de maestros Reiki, las cuales se diferencian en aspectos secundarios, aunque todos mantienen la esencia de las enseñanzas originales de Mikao Usui denominadas «Usui Reiki Ryoho», y además otros muchos maestros Reiki enseñan de forma independiente sin pertenecer a ninguna asociación. El movimento Reiki no es jérarquico ni existe ninguna escala de mando, y la denominación de Gran Maestro sólo la ostentan los sucesores directos de Usui-Hayashi-Takata-Furumoto; por ello, aunque eventualmente aparece alguna persona que se autodenomina Gran Maestro, esa circunstancia no significa que posea unas capacidades o conocimientos superiores a los de cualquier otro Maestro Reiki, ya que para enseñar Reiki no se requiere pertenecer a ninguna organización, sino solamente haber recibido la sintonización de la Maestría para poder transmitir los símbolos Reiki y respetar la filosofía, reglas y principios Reiki.

Originally posted 2014-05-06 11:01:14.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario