La circugía psiquica

La circugía psiquica

La técnica de la cirugía psíquica no es exclusiva del Reiki, ya que se usa en oirás disciplinas, pero se estudia en el grado tercero.

Esta técnica es una manipulación energética y se basa en la concentración, en la visualización y en la transmisión de amor curativo.
La enfermedad y las dolencias físicas comienzan generándose en el plano no físico en forma de frustraciones, miedos, odios, rencores y falta de expresión de nuestras emociones creando acumulaciones o nudos de energía negativa e impura que perturban el libre flujo de la energía a través de nuestra red energética (chakras, meridianos y nadis), alojándose finalmente en los órganos de nuestro cuerpo físico y produciéndonos con el tiempo la enfermedad.

La cirugía psíquica la puedes realizar aislada o conjuntamente en una sesión de Reiki, y puede facilitar la sanación de problemas físicos, espirituales, mentales o emocionales.

En las sanaciones psíquicas aplicaremos un método dividido en cinco fases:

1. Visualizar y materializar el problema.
Hay que determinar el mayor número posible de datos sobre el problema, ules como forma, color, olor, sabor, peso, situación, temperatura,
y ver si se identifica con algún objeto de mi vida, darle un nombre, ver si encierra algún sentimiento y averiguar que finalidad tiene y si
encierra alguna enseñanza para mí.

2.” Contactar con ¡a fuente de Energía Universal curativa. Desde el punto de vista del pacicnte, puedes ser una esfera de luz dorada semejante al sol o una ducha de luz curativa con los colores del arco iris o un guía o ser de luz que nos regala ilimitadamente Energía Universal curativa.

Desde el punto de vista del transmisor puede ser una fuente de Energía Universal de la que brota el amor curativo o sus guías, cuyos dedos se prolongan para penetrar en los cuerpos energéticos y físicos del paciente y remueven la causa del problema.

3.° Visualizar cómo la encinta curativa actúa sobre d problema. Vemos cómo la sola presencia de la Energía Universal curativa y luminosa
derrite y barre la energía negativa que causa el problema como si fuera hielo o polvo o bien lo tiñe de un color dorado curativo inundándolo
de luz.

Transmisor y receptor evocan la alegría que sienten porque la Energía Universal curativa ha penetrado en ellos.

4. Visualizar el resultado curativo. Ahora visualizamos cómo una vez que la Energía Universal ha disuelto el problema y a la energía negativa asociada a él, el paciente se ha liberado y siente la zona donde estaba localizado el problema caliente, relajada, sanada y llena de luz y amor curativo. Se ve a sí mismo como un ser luminoso lleno de salud y alegría, las sombras ya no existen en la dimensión espiritual porque la materia es energía.

5. Agradecimiento. Finalmente, comenzamos una fase de agradecimiento por haber recibido este baño renovador de energía curativa.

Cómo realizar una sensión de circugía psíquica

En la práctica, una sesión de circugía psíquica la realizaremos siguiendo estes pasos:

1. Se realiza una relajación inicial al paciente y un chequeo y reequilibrado de chakras.

2. Le pedimos al paciente que nos describa detalladamente el tipo de problema que desea sanar.

3. Ahora debemos hacerle una serie de preguntas para concretar y conducir al paciente a una visualización del problema, de forma que pongamos en juego el mayor número de sentidos posibles, para construir una clara imagen del mismo.

Con esta finalidad, le formulamos preguntas como:

— Si pudiera situar su problema en una paite ile su cuerpo, ¿donde estaría este?

Ahora visualice su problema, relájese y dígame: ¿de que color lo siente y lo ve? Vi-sualice de nuevo su problema y dígame si su problema tiene peso y cuál es éste aproximadamente.

— Si pudiera situar su problema en una parle de su cuerpo, ¿dandi estaría éste?

Ahora visualice su problema, relájese y dígame: ¿de qué color lo siente y lo ve? Visualice de nuevo su problema y dígame si su problema licne peso y cuál es éste aproximadamente.
— Relájese, escuche a su problema y dígame si percibe algún tipo de sonido o murmullo procedente de éste.
— De la misma forma, concéntrese en el olfato y dígame si ñola algún olor o aroma que emane de su problema.
— Mueva la lengua alrededor de la boca varias veces y dígame si nota algún sabor característico al pensar en su problema.
— ¿Percibe alguna otra sensación en la zona donde ha situado su problema?

4. Ahora dilc al cliente que vas a enviar su problema hacia la dimensión espiritual para que allí se disuelva y sea depurado por el amor divino.

5. Por detrás del paciente trazas el Dai-ko-Myo en lus manos, palmeas tres veces y las colocas en posición de oración unos instantes junto a tu chakra cardiaco. Traza un gran Cho-Ku-Rci delante de ti. Traza otro Cho-Ku-Rci en cada uno de tus chakras.

6. Para abrir los chakras de las manos las abrimos y las cerramos veinticinco veces, realizamos unas cuantas órbitas microcósmicas e inmediatamente notaremos cómo la energía fluye a través de nosotros.

7. Ahora debes alargar tus dedos etéreos para poder aduar en los cuerpos físicos y sutiles del paciente; para ello, deja los dedos de ambas manos colgando en el aire visualizando cómo se van extendiendo. Cuando percibas claramente la energía a través de ellos trazas en cada uno mentalmente el Cho-Ku-Rei.

8. Realiza una oración pidiéndole a Dios, a lus guías Reiki, a los guías de tu paciente y a los ángeles y seres espirituales sanadores, que te den la permeabilidad suficiente para transmitir la Energía Universal sanadora al paciente y que ésta absorba el bloqueo energético que está perturbando su armonía tísica y mental. Añora visualiza ciaramente cómo tus dedos etéreos penetran en la zona donde se encuentra el nudo de energía contaminada y la arrancas enviándola hacia arriba, donde los seres sanadores de luz se harán cargo de ella.

9. A la vez que visualizas cómo la masa de energía negativa sale del paciente, sopla suavemente con un sonido audible visualizando a la vez cómo un gran Cho-Ku-Rei estira de la nube energética y la dirige hacia el cielo.

10. Continúa trabajando y limpiando la zona mientras lo sientas necesario.

11. Si lo crees oportuno o si el problema es emocional o producido por cualquier tipo de adicción, utiliza además el Sei-He-Ki.

12. Cuando consideres que has terminado, realiza un movimiento seco y cortante entre el paciente y tú para romper la conexión y coloca tus dedos colgando mientras visualizas cómo vuelven a su tamaño físico normal.

13. Para finalizar, puedes administrarle una sesión de Reiki insistiendo en la zona que haquedado limpia.

Originally posted 2014-05-19 15:16:42.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario