La sonorisa interior

La sonorisa interior

LO as emociones negativas, como el mal humor, la ira, el miedo, el rencor, la preocupación, la tristeza, la depresión, son manifestaciones de bloqueos
energéticos o de energías impuras y de bajo nivel en determinados órganos, los cuales originan un desequilibrio energético, disminuyendo el nivel del Ki, y que si persisten, darán lugar a la aparición del estrés y finalmente de la enfermedad.

Si disponemos de la suficiente energía en nuestro sistema podremos usarla para abrir los bloqueos y liberar la circulación del Ki, de forma que todos los órganos afectados reciban más fuerza vital y expulsen la energía negativa.
La sonrisa tiene el poder de transmitir amor y energía positiva hacia quien va dirigida, ya que una sonrisa siempre es un signo de amor y de fraternidad umversalmente aceptado.

Al sonreír transmitimos energía amorosa y curativa, y el que la recibe se siente acogido y reconfortado por ella.

La sonrisa influye en la glándula timo, que es la reguladora de la energía en nuestro organismo: el timo produce unas células especificas, cuya misión es aislar y destruir las células anormales, y si la actividad del timo es baja, estas células anormales se multiplicarán, pudiendo llegar a desarrollar un tumor. Por ello, mantener el timo estimulado y energéticamente activo contribuye a prevenir la formación de tumores.

La autosonrisa o sonrisa interna dirigida a uno mismo es un poderoso aliado de la autoterapia Reiki y del automasaje, ya que con ella transmitimos amor a nuestro Yo Interior y a nuestros cuerpos físicos y energéticos.
Sonreírte a ti mismo aceptándote como eres y queriéndote por ello es como estar permanentcmente debajo de una cascada de amor que sicnics Huir placenteramente sobre lodo lu ser.

En nueslro quehacer diario estamos sometidos continuamente a situaciones y circunstancias indeseables que producen estrés en nuestro cuerpo, en nuestra mente y en nuestro espíritu: las tensiones de la vida moderna, el continuo bombardeo de malas noticias, el exceso de trabajo, el hábito de fumar, canceroso para ti e irrespetuoso con los demás, la falla de contacto humano, las preocupaciones, la contaminación del humo, los tóxicos alimenticios que conslantcmente ingerimos, como café, alcohol, dulces, conservantes, colorantes; la prisa, la ansiedad, la falla de reposo, los auiorreproches y los reproches de los demás, que interpretamos como cuestiones personales; los excesos con las comidas, y especialmente la
negación del amor a nosotros mismos y al prójimo, se van acumulando en nuestro ser; mientras que el cuerpo y el espíritu disponen de salud y energía suficientes para asimilarlos, no llegamos a percibir claramente sus efectos demoledores, pero llega un momento en que no puede más, y nos lo hace saber en forma de dolencia o enfermedad, resultado de artos de estrés acumulado y de esos pequeños abusos a los que no dábamos importancia.

Los bloqueos energéticos producidos por estas causas nos impiden disfrutar del mundo exterior, mientras que la serenidad, la relajación, la paz, el descanso, la alegría y principalmente el amor por todo nos abren a la comunión con el universo.

La sonrisa interior comunica a nuestro cuerpo físico, a nuestra mente y a nuestro espí ritu la serenidade, la alegría, la paz y el amor del Creador, que interiorizamos a través de este semple gesto cargado de energía curativa.

Meditacón de la sonrisa interior

Para practicar la sonrisa interior, si no nos surge de forma espontánea, comenzaremos forzando un sutil gesto de sonrisa en nuestras meditaciones y oraciones, ampliándolo posteriormente a todas las actividades de nuestra existencia.

Visualizamos mentalmente todas las partes y órganos de nuestro cuerpo sonriéndolcs una por una:

Primero sonreímos a nuestros ojos y con ellos a toda nuestra cabeza, cabello, nariz, orejas, boca, lengua, dientes, piel, cerebro, cuello; en segundo lugar sonreímos al franco, corazón, pulmones, estómago, hígado, ríñones, intestinos, etcétera, y en tercer lugar sonreímos a nuestras extremidades, brazos, manos, dedos, piernas y pies y por último sonreímos a nuestras glándulas internas, pituitaria y pineal en la cabeza, tiroides y paratiroides en la garganta, el timo en el pecho, las suprarrenales en los ríñones y finalmente las gónadas o glándulas sexuales. Hablamos con todas ellas, dándoles
mentalmente las gracias por la labor que realizan y animándolas a seguir trabajando en armonía y sincronicidad.

Nos detenemos especialmente en el corazón, que es el órgano de la alegría, dándole las gracias por dispersar la energía amorosa de la sonrisa por todo el sistema circulatorio.

Centramos ahora nuestra atención en la boca y movemos la lengua en todas las direcciones dentro de ella para producir saliva, que es un fluido transmisor del Ki.
Cuando la boca se llene de saliva realizaremos unos enjuagues con ella y después adoptaremos la posición Hui Yin, contrayendo el ano, colocando la lengua al final del velo del paladar; simultáneamente, hacemos la llave de la garganta, bajando el mentón contra el pecho y manteniendo la respiración, y tragamos la saliva acumulada en tres veces sintiendo como desciende la saliva cargada con la energía de la sonrisa hacia nuestro estómago y se concentra en el tan-ticn.

Finalizaremos colocando las manos encima del limo y transmitiéndole energía Reiki acompañada de nuestra sonrisa interior, visualizándolo como una flor que abre sus pétalos a medida que recibe nuestro amor.

tumblr_mr4hlvE6tD1r9mnigo1_1280

Originally posted 2014-05-19 14:32:02.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario