Meditatión de depuración

Meditatión de depuración

Cómo eliminar las causas de nuestros preocupaciones y miedos

En nuestro interior existen semillas plantadas a lo largo de nuestra vida con potencialidad suficiente para despertar cuando son excitadas por acontecimientos externos, capaces de generar sentimientos de miedo y ansiedad.
En esta meditación vamos a trabajar en el sentido de eliminar o transformar esas semillas o patrones de energía negativa que se han enquistado en nuestro campo energético, porque si no los reeducamos pueden manifestarse en cuanto se les presenta la ocasión, escapando a nuestro control.

Examina tu interior y poco a poco ve identificando las preocupaciones o temores que guardas y cuando hayas pescado uno, invítale con amor a manifestarse.
Concentra tu atención en las sensaciones y sentimientos que genera en ti.
Identifícalo con algo material que te sea fácil de manejar entalmente (como si fuera hielo, fuego, polvo o suciedad) y ahora visualiza tu fuente de Energía Universal y realiza una transmisión Reiki utilizando el Sei-He-Ki y el Hon-Sha-Ze-Sho-Nen.
Visualizo cómo con mis manos energéticas recojo y ablando las adherencias de esos bloques de energía negativa que generan las preocupaciones, el miedo, la ansiedad y la angustia. Comprendo que son simples creaciones de mi mente producidas en una etapa anterior y que son incapaces de afectarme porque no tienen la suficiente entidad ni potencia para ello.
Ahora visualizo que tal como se pegaron las voy despegando de mi aura utilizando mis dedos luminosos y el disolvente del amor, el perdón y la comprensión.

Veo claramente cómo las voy ablandando y se van desincrustando las raíces y los hilos energéticos que las mantenían adheridas a mi aura y cómo al transmitirles Amor y Energía Universal con el Rciki se van separando de mi cuerpo.
Ahora las recojo con mis manos energéticas y dulcemente las despido con un soplo de cariño y de comprensión hacia la Luz, donde cada una de ellas se desparrama y se disuelve desintegrándose como los fuegos artificiales.
Ahora me visualizo libre de estas energías negativas y me veo más transparente; ya no tengo que preocuparme porque sé que con los recursos de mi naturaleza divina puedo afrontar y superar cualquier problema que se me presente por complicado que sea.
Me siento un ser más liviano, más completo y más amoroso y puedo elevarme y saltar fácilmente por encima de los problemas.
Contemplo el fluir de la vida, que aparece con diversos problemas y situaciones a las que me tengo que enfrentar y cómo en cada una de
ellas se encierra una lección que debo aprender, no juzgándolos con resentimiento ni con ira, sino con gratitud y alegría, porque son necesarios para mi evolución; comprendo, asimismo, que seguirán presentándose de diferentes formas hasta que yo aprenda y asimile
las lecciones que llevan dentro.
Por ello, en el continuo devenir y fluir de mi vida me veo como un ser alegre que a veces se ríe de sí mismo, me quiero incondicionalmente y tengo presente que yo mismo voy creando mi propia realidad y con ella los problemas que conlleva, porque son necesarios para mi
aprendizaje.
Aun así, yo soy un ser de luz con naturaleza divina y cada vez destapo más mi capacidad innata para enfrentarme a mis problemas cor confianza, amor y alegría.

Originally posted 2014-05-12 15:36:54.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario